VITIVINICULTURA NATURAL

Cuando el Dr. Ruiz-López, fundador y presidente de Pago Diana, decidió relanzar las actividades de cultivo de uva de Pago Diana, tenía claro su punto de vista; haría vino tal y como trabaja en Medicina, aplicando técnicas mínimamente invasivas.

Pago Diana dió una herencia difícil de ignorar debido a que la producción de vino había estado siempre presente en esta finca desde el año 1146. De este modo, el Dr. Ruiz-López decidió fusionar su punto de vista con el patrimonio de la finca; pretendería trabajar el vino como un mero intermediario entre el viñedo y el consumidor.

Aún hoy en día, la producción de vino depende de una alta dependencia de la intervención en el viñedo y, por lo tanto, esta perspectiva fue un gran avance. Este nuevo enfoque involucró el uso de métodos antiguos que fueron olvidados, como tomar en cuenta los ciclos lunares para el cultivo de la uva o seleccionar y cosechar la uva a mano.

 

Actualmente, Pago Diana ha sido acreditado como productor de vino orgánico por la Administración Pública que depende de la Unión Europea. Este reconocimiento es visto por la industria y el mercado como la certificación más prestigiosa, dado que se requieren tres años para obtenerlo y los requisitos son extremadamente altos. Además, Pago Diana está bajo la Denominación de Origen de Catalunya.

Como resultado, Pago Diana es conocida en Europa como una empresa líder en el desarrollo de técnicas innovadoras para la producción de vino natural. Muchos reconocimientos, desde los Premios Girovi celebrados cerca de Barcelona o los China Wines & Spirits Awards celebrados en Hong Kong, han reconocido este camino que está tomando Pago Diana y que marcará el futuro para la producción de vino.