LA FINCA

 

El antiguo Manso de orígenes visigodos (siglos V-VIII), la Ermita del s. XI o las ruinas romanas que se posan colindantes a la antigua Via Augusta la cual cruza la finca, abren una ventana al pasado por la cual se revive una finca que ya producía 80.000 litros de vino en el año 1146, según la Enciclopedia Catalana.

Con el ánimo de revivir esos vinos, el Dr. Ricardo Ruiz-López reinstauró la actividad en el año 1998 mediante la plantación de viñedo y la restauración del Manso, así como la posterior construcción de la Bodega.